English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

SEXO A TRES BANDAS

domingo, 30 de noviembre de 2008

(ESPECIAL ELLAS) Me han propuesto un trío, ¿qué hago?....

.
Lo primero, no asustarte. Lo segundo, pensar si te apetece probar la experiencia. Tercero, no arrepentirte de la decisión que hayas tomado, no es más que sexo. Te ayudamos a analizar los pros y los contras del sexo entre tres y te contamos algunos casos reales. Gays, lesbianas, juguetes sexuales, sex-shops, cunnilingus... poca gente se asusta ya de la condición sexual de los demás o de prácticas sexuales que antes provocan, como mínimo, cierto sonrojo. Pero que te propongan un trío es algo diferente, aunque se trata de algo mucho más habitual de lo que pensamos. En cualquier fiesta de alto contenido sexual que se precie o en casas de sexo de pago el trío es el servicio más demandado. Para ellos suele ser su fantasía número uno pero... ¿qué pensamos nosotras del sexo a tres bandas?.
.
Ellos lo viven así: Nina, una estudiante francesa de Erasmus en Madrid nos cuenta que “para los franceses el sexo es algo más natural y lúdico que para los españoles, aunque los jóvenes cada vez se parecen más a los europeos”. Elena, una periodista de 32 años corrobora lo que piensa Nina: “Empecé a salir con un chico francés encantador, hasta que me fui a la cama con él. El primer día me dijo que le iba el soft sado y el segundo me propuso hacer un trío. No llegué a los dos meses con él, no me iba su forma tan liberal de entender el sexo aunque no le juzgo, es más, me parecía mucho más libre que yo en ese sentido, para él hacer un trío era puro juego, algo divertido. Pero para mí y creo que para muchas mujeres, el sexo está demasiado ligado a los sentimientos”. Para Javier, un arquitecto de 38 años, “hacer un trío no es nada del otro mundo”. “A todos los tíos nos obsesiona la idea de acostarnos con dos mujeres cuando somos jóvenes, pero una vez que lo pruebas descubres que tampoco es para tanto”. Carolina, una masajista de 28 años y madre de un niño, nos contó que antes de casarse probó lo de los tríos, “una vez con un chico y una chica y otra vez con dos chicas”, y nos confesó que le gustó más la experiencia con chicas: “Es más erótico y además no corres el riesgo de que te dé un ataque de celos si compartes a tu chico con otra”. Juan, un comercial de 20 años nos cuenta que hacer un trío es algo más habitual de lo que pensamos y que tanto chicos como a chicas lo practican. “El problema surge cuando te planteas hacer un trío con tu novia y otra chica, luego sueles tener un problema. Y yo con otro tío no me meto en la cama, para eso hay que ser gay”. François, un publicista francés que trabaja en una conocida editorial matiza el comentario de Juan diciendo que “no necesariamente hay que ser gay para hacer un trío con otro hombre; no tienes por qué hacerlo con él, los dos pueden dedicarse a la chica o simplemente acariciarse si a ella le excita verles”. Pero François nos confiesa que las dos veces que intentó hacer un trío con otro chico tuvieron que dejarlo porque les daba la risa, “es más fácil con dos mujeres, aunque a las españolas no suele gustarles la idea”.
.
¿Se pueden separar amor y sexo en un trío?. Ésta es la clave de la cuestión. Hacer un trío no es ni bueno ni malo en sí mismo, todo depende de cómo tú lo tomes, de si eres capaz de disfrutar del juego y del sexo sin implicarte emocionalmente. Los europeos, exceptuando países como Grecia o España, siempre han estado muy abiertos a este tipo de prácticas sexuales, que consideran normales y parte del aprendizaje sexual.En cuestión de tríos el problema para nosotras suele plantearse cuando estamos enamoradas de nuestra pareja o al menos sentimos algo por ella, y la tercera persona es otra mujer. Para ellos se plantea el mismo problema cuando el otro participante es un hombre, aunque es raro que un chico acceda a hacer un trío así si no es bisexual o tiene la mente muy abierta. “Ellos piensan que se van a volver gays si comparten la cama con otro hombre” dice Miriam, relaciones públicas de una conocida discoteca de Madrid. “Si se trata de dos chicas están encantados, no se suelen plantear si a ellas les va a importar”.
.
Pero ¿es posible separar sexo y amor al hacer un trío?. La respuesta depende de cada persona pero, por las experiencias que nos han contado, resulta difícil. Laura, una farmacéutica de treinta años nos cuenta que a los dieciocho años decidió hacer un trío con su novio y una amiga de los dos. “Era puro juego, teníamos ganas de experimentar y descubrir cosas nuevas, pero el caso es cuando a él te tocó hacerlo con ella los dos nos empezamos a sentir mal y no pudimos. Luego él me contó que sentía que me estaba traicionando. Yo me sentí profundamente aliviada de que no lo hiciera, creo que después lo hubiéramos dejado. Nunca más he vuelto a intentarlo”.Para muchas personas hacer un trío es simplemente una fantasía sexual que, una vez cumplida, pierde interés. Para otras, se trata de una práctica sexual más, mucho más placentera que el sexo a dos bandas. Por ello, la cuestión es plantearse qué significa para cada uno de los implicados en el triángulo hacer un trío. “María, una modelo vasca, nos cuenta que no tiene ningún problema si un par de chicos guapos o incluso un chico o una chica le plantean hacer un trío, pero “si tengo novio no suele apetecerme compartirlo con otra, no puedes evitar sentir celos”.
.
Claves para tomar la decisión. Por los testimonios recogidos y nuestro propio sentimiento respecto a la cuestión, hemos llegado a la conclusión de que se puede hacer un trío y disfrutarlo si no estás enamorada de ninguno de los implicados en el juego. Pero, sobre todo, se puede hacer si te apetece probarlo, jamás por satisfacer a tu pareja, por presión o por miedo a perderla. “Cuando era más joven hacer tríos y otro tipo de cosas era algo de pervertidos, pero a mis treinta y cinco años me gustaría probar la experiencia con un chico y una chica”, dice Paloma, una abogada valenciana. “Eso sí, ahora que estoy soltera lo haría con unos desconocidos, creo que si me metiera en la cama con algún amigo/a luego me moriría de vergüenza”. Para ayudarte a decidir si haces o no un trío, ten en cuenta las siguientes preguntas: ¿Quién ha propuesto hacer el trío, él o tú?. Si la idea ha partido de ti, entonces adelante, sólo hace falta que él también quiera. Si es algo que os apetece hacer a los dos, sólo tenéis que encontrar al partenaire adecuado. ¿Quién sería el tercero en acción, un hombre o una mujer?. ¿A quién preferirías tú?. Si él quiere una chica y tú un chico, habrá que negociar. ¿Qué tal probar cada vez con uno?. ¿Has hecho alguna vez un trío?. ¿Te gustó?. Si te lo pasasate bien, ¿por qué no repetir?. Si para ti fue algo desagradable, olvídalo. ¿Sientes curiosidad por probarlo o es una de tus fantasías?. Entonces adelante, en cuestión de sexo todo vale si los implicados están de acuerdo. ¿Te desagrada profundamente la idea y estás segura de que no soportarías verle con otra?. Entonces no sigas adelante, la experiencia podría ser traumática para ti y no conseguirías disfrutar. ¿Tienes confianza en tu pareja?. ¿Estás segura de que se preocupará en todo momento de que estés bien y parará si tú lo deseas?. Esto es clave para que te sientas a gusto en una situación tan delicada, tienes que tener la seguridad de que podrías dejarlo cuando quisieras y de que para él la persona más importante serás siempre tú. ¿Te pide que lo hagas por él, que sería el mejor regalo que podrías hacerle?. No hagas nada que no quieras hacer, será peor para los dos. Además, se trata de un chantaje emocional. ¿Te lo ha propuesto alguien de quien no estás enamorada?. Si no te desagrada la idea y confías en esa persona, adelante, no tendrás problema de los celos.
.
¿Dos chicas o dos chicos?. En cuestión de tríos suelen salir ganando ellos, porque los tríos más habituales son entre dos chicas y un chico. Según Amaya, una azafata de 27 años, “yo prefiero que sea con otra chica, porque siempre me ha dado morbo el rollo lésbico y mi chico se pone a cien viéndome con otra mujer. Eso sí, yo le dejo mirar pero sólo me toca a mí”. Para Juan la respuesta está clarísima: ¡por supuesto, dos mujeres¡. Y nos cuenta que normalmente no ha tenido problemas al respecto porque “a las mujeres les suele excitar acariciarse con otra mujer”. “Si yo hiciera un trío tendría que ser con dos hombres, dice Clara, una empresaria de 34 años, “ya está bien que siempre nos utilicen”. “Yo creo que en el fondo todas las mujeres somos un poco lesbianas o tenemos fantasías lésbicas”, dice Mariana, una comercial de 29 años. “Si me lanzase a hacer un trío probaría con otra mujer, o incluso con dos mujeres más, aunque esto igual sería una orgía ¿no?”. Si tú te planetas el sexo como algo lúdico y hacer un trío no te asusta, descubre con qué tipo de partenaire prefieres compartir cama. Según Silvia, una fotógrafa de 31 años, lo importante no es el sexo de las personas con las que te acuestas sino lo que te transmitan esas personas; la personalidad, la sensualidad, el erotismo o la magia te las proporciona una persona concreta, no un sexo concreto”.
.
Imprescindibles en un trío un ambiente y un lugar íntimo y cómodo cuerpos limpios y, a ser posible, depilados y perfumados juguetes sexuales al gusto: esposas, vibradores, lubricantes, guantes táctiles... sábanas de seda o raso, almohadones, cojines, velas, música... toallitas húmedas y kleenex para imprevistos; muchos, muchos preservativos por si la noche es larga (recuerda que él debe cambiarlo siempre que cambie de pareja) agua, champán, bombones, chicles, nata... etc.

0 Pecadores comentan:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

- - - HE PUESTO PUBLICIDAD COMO AYUDA PARA EL MANTENIMIENTO DE ESTE BLOG - - -